Los desarrolladores odian a WordPress te explicamos el porqué portada

Los desarrolladores odian a WordPress, te explicamos el porqué

Compártelo

WordPress es sin duda el CMS más popular que existe. Desde que comenzó en 2003, ha acumulado una cuota de mercado del 39% de los sitios web de Internet. La BBC America, el Washington Post, Disney World, el gobierno de Suecia y, demonios, incluso tu fuente de noticias favorita (TodoXampp, por cierto) utilizan WordPress para crear sus sitios web. 

Pero, aunque el sistema CMS está impulsando los sitios web de muchas empresas en todo el mundo, la verdad es que la mayoría de los desarrolladores lo odian.

En la encuesta anual de desarrolladores de Stack Overflow, WordPress fue votado como la plataforma más temida para trabajar, en 2019 y 2020.

Los desarrolladores odian a WordPress te explicamos el porqué captura 1
Encuesta de desarrolladores de Stack Overflow 2019
Los desarrolladores odian a WordPress te explicamos el porqué captura 2
Encuesta de desarrolladores de Stack Overflow 2020

Pero no es sólo WordPress. Los sistemas CMS tradicionales, como Squarespace, Drupal y WooCommerce, hechos para ser «más fáciles de usar para los especialistas en marketing», parecen ser un dolor para los desarrolladores.

Hemos hablado con algunos desarrolladores para saber por qué.

Se basan en código heredado

Hace unos nueve años, Dominik Angerer, director general de Storyblok, trabajaba para varias agencias como consultor y desarrollador de software en una amplia gama de sistemas CMS, desde WordPress y Drupal hasta contratos empresariales.

Cuando uno de los sistemas CMS más pequeños que utilizaba un cliente quebró, Angerer y su cofundador, Alexander Feiglstorfer, construyeron su propio CMS headless (en español, sin cabeza) para poder seguir utilizando el mismo diseño del frontend, sin tener que reescribirlo todo.

La mayor queja que escucho de los desarrolladores es que se ven obligados a utilizar una tecnología específica que ya está anticuada. Todos estos sistemas se originaron a principios de la década de 2000, por lo que sus bases de código son muy antiguas y suelen estar escritas con una versión antigua de PHP. De hecho, la versión en la que se basa el sistema a veces puede ser más antigua que tú. Esto significa que los desarrolladores tienen que crear soluciones alternativas o construir una API. 

Imagina que empiezas en una nueva empresa y, en lugar de tu teléfono móvil, sólo te permiten utilizar un viejo teléfono de campo numérico en el que ni siquiera puedes almacenar tus contactos. Lo primero que tienes que hacer es actualizarlo de alguna manera para que pueda hacer las cosas que pueden hacer los smartphones modernos. Eso es lo que se siente cuando te metes en un proyecto CMS muy antiguo.

Falta de flexibilidad 

Como saben los profesionales del marketing, las mejores marcas no se limitan a vender productos, sino que cuentan historias. Tu sitio web es el lienzo donde puedes pintar un cuadro de esa historia eligiendo colores, imágenes y diseños específicos que puedan evocar diferentes emociones en tu audiencia.

Rafael Estuarte, gran amigo, director de proyectos de una de las más grandes empresas de nuestro país, especialista en ecommerce y, por supuesto, colaborador a habitual de elFaroStudio, una agencia que construye interfaces en frontend y backend para empresas y, porque no decirlo, mi propia marca personal, lo sabe muy bien.

«Cuando vendes varios productos, realmente quieres tener una experiencia diferente. En función de las diferentes líneas de productos, es posible que quieras tener un color o una sensación ligeramente diferentes, pero la naturaleza estática de los sistemas CMS tradicionales hace que sea difícil o imposible realizar estos cambios», asegura Estuarte. 

Esto crea una desconexión entre lo que los vendedores quieren y lo que los desarrolladores pueden ofrecer realmente. Para poner esto en perspectiva, Ángel Hernández, desarrollador fullstack en elFaroStudio, compartió un ejemplo:

Estaba trabajando en un proyecto difícil relacionado con una tienda web de WooCommerce. En mi opinión, en los sistemas CMS de comercio electrónico, las páginas de inventario deberían ser muy sencillas y ser una de las funcionalidades principales, pero me llevó bastante tiempo averiguar cuáles debían ser los conjuntos de reglas específicos para ese sitio y cómo validarlos. Eso puede ser muy limitante.

Compartió un consejo para los gestores y comerciales que trabajan con desarrolladores en sistemas CMS tradicionales:

Piensa que cada pequeño detalle es diferente. Por ejemplo, si dices: «Quiero otra página que se parezca a la página de contacto pero que tenga cosas diferentes y haga cosas diferentes». Pues bien, en ese momento, no es lo mismo que la página de contacto. Debes asumir que todo es un nuevo proyecto, una nueva pieza o una nueva adición.

Pueden parecer una opción más barata…

Uno de los mayores atractivos de los sistemas CMS tradicionales es que, para empezar, suelen tener un coste bajo o nulo. Esto puede ser muy tentador, especialmente para las startups y scaleups que quieren destinar fondos al desarrollo del producto. Según Estuarte:

En general, mucha gente opta por algo como WordPress porque piensa que es de código abierto, por lo que es más barato y gratuito, pero, al final, necesitas muchos más recursos de los que crees.

Con WordPress necesitas autoalojarte, necesitas a alguien que sepa realmente cómo desplegarlo, y como también necesitas tener otros conocimientos de backend, simplemente hace que sea más difícil escalar por ti mismo. Así que, a medida que crezcas, acabarás necesitando un equipo que lo gestione.

Para configurar todos los tipos de campo que puedes utilizar en el frontend, necesitas un equipo de backend. Una vez creado el frontend, necesitan integrarlo con PHP. Así que realmente necesitas tener dos equipos separados de frontend y backend. A menudo, estos equipos tienen que esperar a que el otro termine una tarea hasta que puedan empezar con su propio trabajo.

Por no mencionar el hecho de que estos sistemas y sus complementos deben actualizarse continuamente, aunque el contenido de tu sistema no haya cambiado. Esto significa un mantenimiento continuo para tu equipo de desarrollo. Y, si eres una agencia, significa tener que explicar a los clientes por qué tienen que pagar por las actualizaciones, aunque el sitio web no haya cambiado en meses.

Las actualizaciones más grandes también significan que tienes que poner el sitio web en modo de mantenimiento. Como sabe cualquier empresa de ecommerce en crecimiento, tener tu sitio web inactivo durante más de una hora puede costarte tanto ventas potenciales como clientes que pueden hacer clic fácilmente en un competidor.

Los desarrolladores odian a WordPress te explicamos el porqué captura 3

No están construidos a escala

Muchos sistemas CMS tradicionales se desarrollaron originalmente para ayudar a las pequeñas empresas y a los blogueros a crear sitios web, sin necesidad de un equipo de desarrollo completo. El problema es que, una vez que tu empresa empieza a escalar, tu marca y tu equipo pueden superar rápidamente el sistema. De hecho, aunque tiene el 39% de la cuota de mercado mundial, sólo el 17,7% de las empresas más importantes del mundo utilizan WordPress. Como explicó Estuarte:

Sí, puedes empezar con equipos pequeños, recursos pequeños y presupuestos pequeños. Pero una vez que tu proyecto empiece a crecer, acabarás necesitando algo más flexible y más adaptado al equipo y a las necesidades del producto/servicio. Ese suele ser el punto en el que, también desde una perspectiva empresarial, no quieres poner más dinero.

Puedo ver que es un buen punto de partida, sin embargo, al final te costará más dinero porque tienes que hacerlo todo de nuevo y empezar de cero con algo que sea más sostenible para el futuro.

Creo que hay algunas razones válidas por las que una empresa puede querer empezar con un sitio web de WordPress en 2021… pero tienes que tener algunas razones muy buenas para hacerlo.

Después de este análisis de usos de WordPress y la sensación de los desarrolladores con respecto a este tema, podrás observar que, aunque el WordPress es el CMS más usado del planeta con una de las tecnologías, PHP, con más demanda (aunque muchos se obcequen intentando demostrar que no es así), lo cierto es que su poca flexibilidad y su baja escalabilidad, hacen que sea muy difícil de mantener, además de costoso.

Algo que, a priori, nunca suele preocupar al cliente habitual. Aún así, si quieres desarrollar algo rápido, sin muchas florituras y con un diseño más o menos vistoso, WordPress, a día de hoy, sigue siendo una opción real, sin hablar también de la parte SEO en la que es casi insuperable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *